Familia saludable

Juegos de alimentos: enseña a tus hijos a disfrutar de la comida saludable

Una manera infalible de hacer que los niños acepten la comida que les ofreces es hacer que se familiaricen con ella. Hacer juegos de frutas y verduras para que aprendan su información nutricional y beneficios es una manera divertida y eficaz de incorporar hábitos de alimentación saludables en sus vidas. En este artículo, abordaremos algunas ideas y juegos de alimentación saludable divertidos y educativos para toda la familia.

Una alimentación saludable tiene como base el hacer que la fruta y la verdura sean una parte de la rutina diaria. Sin embargo, el hecho de jugar para familiarizar a los niños con la comida saludable les puede ayudar más aún a reconocerla y apreciarla.

Es importante considerar el material y el objetivo educativo de las actividades que escojas. Intenta utilizar madera, tejido o materiales reciclados, ya que son más ecológicos que el plástico. Es fundamental no olvidar que la comida utilizada en el juego debe ser saludable y fomentar valores positivos en el desarrollo nutritivo de tu hijo.

JUEGOS DE COCINA: BINGO DE GRUPOS DE ALIMENTOS

Los “grupos de alimentos” es uno de los conceptos básicos que los niños deben aprender sobre la alimentación saludable. Al igual que todo lo demás, aprender qué alimento pertenece a cada grupo es una cuestión de práctica. Este sencillo juego les ayudará a reforzar estos conceptos.

VERDURAS FRUTAS GRANOS/CEREALES PROTEÍNAS LÁCTEOS CONDIMENTOS
Tomate Fresa Pan integral Pescado Leche Jengibre
Lechuga Sandía Arroz Gambas Queso Fresco Canela
Remolacha Uvas Pasta Integral Huevos Helado Perejil
Brócoli Pera Espelta Cacahuetes Quark Romero
Berenjena Piña Quinoa Pollo Queso Mozzarella Cúrcuma
Guisantes Naranja Avena Almendras Pudín Albahaca
Maíz Cerezas Cuscús Integral Judías Negras Yogur Cilantro
Patatas Plátano Espelta Tofu Nata agria Menta
Judías verdes Manzana Centeno Integral Migas de atún Skyr Orégano

Esta versión de bingo funciona exactamente igual que el bingo convencional, excepto que hay alimentos en vez de números. Necesitarás una lista para cada grupo de alimentos y 20 cartones de bingo diferentes (dependiendo del número de jugadores). El primer jugador que consiga hacer una línea horizontal o vertical es el ganador.

Aquí puedes encontrar una lista con grupos de alimentos y diferentes tipos de alimentos. Puedes añadir tantos alimentos como desees para cada grupo pero, para conseguir el objetivo de aprendizaje, es esencial hacerlo lo más simple posible. Intenta recordar siempre qué alimentos pueden identificar fácilmente los niños.

Puedes crear los cartones del bingo con una selección de alimentos de esta lista para cada grupo. Según la edad de los niños, puede ser una buena idea substituir los nombres de los alimentos por imágenes o iconos.

Otra idea puede ser que, una vez los niños sean lo suficientemente mayores y estén, quizás, aprendiendo otro idioma, substituyas las imágenes por el nombre en ese idioma, así les ayudarás a aprender vocabulario nuevo mientras haces hincapié en la alimentación saludable.

ELIJO MI IMÁN

Tal como ya hemos abordado en otro artículo sobre mejorar la alimentación y nutrición de los niños, el Plato para comer saludable (Plato de Harvard) es la última tendencia en orientación nutricional. Utilizar esta información a modo de juego es una manera fantástica de hacer que los niños aprendan más sobre la alimentación saludable.

El juego se basa en la creación de un gran Plato de Comer Saludable a modo de tablero, que se puede colocar en la puerta de la nevera (tamaño de referencia: A2). Puedes crear después tantos alimentos individuales (que tu familia y tú coméis normalmente), como desees (deben ser circulares y tener un diámetro de unos 2,5 cm). Puedes utilizar la lista anterior como referencia. Estos alimentos individuales deben realizarse con imanes para poder colocarlos sobre el plato en el grupo al que pertenecen.

Es recomendable pedir a los niños que jueguen colocando los alimentos para cada comida sobre el tablero, si es posible, para que puedan entender lo que están comiendo en cada momento y hacer un seguimiento de su alimentación saludable. Los juegos de cocina para niños pueden ser también un proceso de aprendizaje para toda la familia, así que ¡a jugar!